SOBRE EL SISTEMA DE BARRIDO Y LIMPIEZA DE LA CIUDAD

SOBRE EL SISTEMA DE BARRIDO Y LIMPIEZA DE LA CIUDAD

La Municipalidad de Esperanza, través de la Secretaría de Gobierno, informa -en referencia a las notas periodísticas publicadas en un medio digital local sobre la Cooperativa de Trabajo Mayco Ltda. que actualmente brinda los servicios de barrido en esta localidad, entre otros-, que la tercerización de dichos servicios no es una situación anómala, inédita o novedosa para la comunidad esperancina.

 

 

Dicho método, implementado en gestiones anteriores hace ya muchos años, es una necesaria respuesta a las obligaciones del Estado local ante el sostenido crecimiento urbano de la ciudad en las últimas décadas, frente a la histórica y profunda matriz de desinversión crónica en equipamiento y tecnología producidas en el área responsable de dichos servicios. A ello debe agregarse -en caso de «municipalizar» el sistema-, la necesidad de contar una mayor cantidad de personal para cubrir estas tareas, a lo que se debe sumar el denominado “costo laboral” contenido en el universo del personal de Planta permanente municipal, en virtud de la aplicación de las leyes laborales vigentes.
Por esto, con el actual sistema, el precio del costo del barrido por cuadra es sensiblemente inferior que si el mismo servicio lo prestara de manera directa el municipio local. Porque, además, se paga únicamente si se barre. En este sentido, las cuadras que se barren o las que se dejan de barrer están certificadas por empleados de carrera, sin injerencia alguna del denominado personal político, que solo autoriza en un caso y abona en otro en base a ese citado control.
No obstante estas consideraciones, la tercerización de estos servicios nunca es arbitraria y responde a rígidas pautas establecidas por los procedimientos jurídicos y contables de contratación para tareas de esta naturaleza. Es por ello, que la actual gestión de gobierno apela de manera transparente e inobjetable, a este tipo contrataciones y compras a través del sistema de Licitación Pública. En este caso se licitó, con lo cual el procedimiento de contratación es jurídicamente correcto.
Por otra parte, y las mismas notas periodísticas lo aclaran, TODA la información utilizada surge de los expedientes y mensajes que normalmente envía el Departamento Ejecutivo al Concejo Municipal de la ciudad para su efectivo conocimiento y control institucional. En tal sentido, los ediles tienen por estos días la oportunidad -tratando en tiempo y forma los proyectos de Tributaria y Presupuesto 2015- de enriquecer y mejorar la calidad de estos servicios. O bien realizar las modificaciones legislativas que correspondan.

Es importante discernir entonces que, si los elementos de contratación, control y pago del servicio de barrido en la ciudad son correctos así como la debida comunicación de los actos de gobierno al propio Concejo Municipal, la esencia de la discusión periodística planteada pasa por aspectos políticos ajenos al mencionado tema. Esto tampoco es novedoso y es una práctica habitual de aquel que firmando como J.Z. se comporta actualmente como operador político de un tiempo electoral en ciernes, tal vez añorando un pasado donde fue el principal beneficiario de las pautas publicitarias oficiales en su página digital convertida a todas luces en un verdadero órgano propagandístico de las gestiones radicales de entonces.

Lamentablemente, si bien aisladas, estas prácticas lastiman y dañan a quienes participan en la construcción colectiva de una ciudad pujante, que se vertebra y sostiene día a día, a través de la cultura del trabajo y del esfuerzo mancomunado de todos sus habitantes, instituciones, empresas y asociaciones -mal le pese a alguno, como la Cooperativa de Trabajo Mayco Ltda., generadora de empleo genuino, oportunidades e inclusión social de la ciudad.