MUSEO “EL ANTIGAL”

MUSEO “EL ANTIGAL”

Emotivo encuentro en el lugar mágico y última morada de la artista Eva Erni de Borla

El Antigal fue el emotivo punto de encuentro donde familiares, amigos, colegas y funcionarios municipales, recordaron a la prolífica y multifacética artista esperancina cuyas esculturas, por ejemplo, jerarquizan numerosos espacios públicos de la ciudad.

En la oportunidad, el reconocido artista plástico local Danilo Grasso expresó sentidas palabras, pensadas y escritas con el alma de un artista. En tanto Rubén Leonardi -destacado escritor esperancino- leyó párrafos de una de las obras literarias de Eva Erni, “El Árbol me pidió una Cruz”.
Los presentes, luego de recorrer el predio, compartieron el sensible contenido de una carta -escrita para la ocasión- por la artista y escritora, amiga y compañera de estudios, Elsa Hessel de Benesovsky. También disfrutaron de la proyección de un video homenaje ofrecido por la Municipalidad de Esperanza -a través de la Secretaría de Cultura y Deportes- denominado “Nuestra Eva y a su lugar en el mundo“, en referencia a “El Antigal” lugar que dejó a su pueblo natal como herencia cultural, patrimonio invaluable y casa de arte de la ciudad.
Finalmente cerró la cálida jornada el reconocido cantautor Iván Faisal, quién -visiblemente emocionado- compartió a través de una canción todos sus sentimientos y vivencias en relación a la artista y al lugar. Recordemos que Faisal -oriundo de la localidad de San Justo- cursó sus estudios universitarios en la ciudad de Esperanza donde se graduó como Médico Veterinario.
El Antigal, hoy convertido en Museo municipal, es la denominación impuesta en vida por Eva Ilda Erni de Borla (1919- 2012) a su vivienda-taller-atelier ubicada a la vera de calle Moreno, en el extremo sur de la ciudad. La elección del nombre no fue casual y define al universo místico y la magia de la artista en toda su dimensión. Antigal o «lugar de los antiguos» es el apelativo que aún dan los habitantes originarios de la zona andina a los sitios sagrados donde vivieron mágicos seres, mucho antes de los grandes diluvios. En la cultura de los pueblos originarios, los antigales son lugares sagrados.
La Municipalidad de Esperanza agradece la presencia y acompañamiento de todos aquellos que se dieron cita en tan emotivo encuentro. En particular a las hijas de Eva Erni de Borla, Ethel y Leda y demás familiares y amigos presentes. También, un agradecimiento especial a la arquitecta Graciela “Chela” Erni por la labor profesional y el compromiso desinteresado con el intenso trabajo que se llevó a cabo en “El Antigal”, lugar significativo en sus recuerdos y afectos familiares.

Sinopsis biográfica

Eva Ilda Erni de Borla nació en Esperanza el 14 de enero de 1919 y falleció -en la misma ciudad- el 26 de marzo de 2012, a los 93 años de edad. Hija del matrimonio de Marta Heinzen y Adán Erni, contrajo nupcias con Armando Borla junto a quién tuvieron sus hijos, Ethel Teresita y Leda Virginia. En 1958 egresa del, entonces, denominado Liceo de Bellas Artes “José Pedroni” de la ciudad de Esperanza.

La inspiración la lleva entonces a crear una técnica que llama “pintura sin pintura” y que dentro de la plástica, recibe el nombre de “naturalismo figurativo”. Es entonces cuando abandona los pinceles y óleos, y busca en la naturaleza plumas, tierras, corteza de árboles, crines, hongos, caracoles, líquenes y piedras semipreciosas. Las selecciona y guarda en frascos para ser utilizados en el momento oportuno. A veces debe comprar el material, como la turquesa del Perú, con la que realiza los ojos de alguno de sus Cristos.

Le gusta trabajar con sus propias manos el barro y argamasa y así construye su atelier “El Antigal” ubicado a la salida sur de la ciudad de Esperanza. Los rostros de Cristo son dentro de su obra una especialidad. Es como si quisiera devolver a Dios en su Hijo, el material que El creó. En su atelier la visitan vecinos de la ciudad, contingentes de estudiantes, extranjeros y personalidades que pasan por la zona.

En mayo de 1982 viaja a Italia y entrega a su Santidad, el Papa Juan Pablo II, uno de sus Cristos. Sus cuadros se encuentran en Argentina, Perú, Uruguay y Paraguay, y sus obras son vendidas en Brasil, Marruecos, Boston (EEUU) y Buenos Aires. Escribe poemas dedicados a sus cuadros y los publica en el libro “El Árbol me pidió una Cruz”.

Recibió el Premio Alicia Moreau de Justo en el año 1987, en Buenos Aires, como símbolo de la reproducción artística: La Paz en el Mundo. Reconocimiento escrito de la Embajada de Israel. Figura en el libro Esperanza y su gente de Irma Quartarone. Se realiza con ella y su obra el programa televisivo «Vivir bien» de Argentina Televisora Color; reportaje exclusivo de 38 minutos en el programa de Televisa, México; la filman los programas de interés general, «Argentina y su gente» e «Historia de la Argentina Secreta» y por el fotógrafo artístico de Esperanza, residente en Buenos Aires, Freddy Heer.

La distinguen el Rotary Club; el Congreso de la Nación; La Manzana de las Luces; el Centro de Residentes Esperancinos en Buenos Aires; el escritor mexicano Oscar Leiva con su poema «Mi paz interior»; Gloria de Bertero con “El linyera” (poema); la Sociedad Italiana de Rafaela por intermedio del poeta Fortunato Nari; el escritor Julio Scanavino (poema); el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires; la Municipalidad de Buenos Aires en 1984 y otras instituciones.

Sus creaciones se encuentran en numerosos lugares del mundo. Entre sus últimas visitas, sabemos por el diario El Colono de Esperanza, 1997 -reproducción del diario uruguayo Cambio-, que una de sus obras se encuentra en el Museo de Bellas Artes Decorativas de Salto, Uruguay, pueblo que la misma artista considera cultísimo. Y tiene también en su haber numerosos frescos en paneles; algunos de ellos se encuentran en su ciudad natal.

Sus obras se encuentran en el Museo del Vaticano; Escuela de periodismo en Lima, Perú; Museo Echeverría de Asunción, Paraguay; Palacio Gallino de Uruguay; en la Residencia Presidencial de Olivos y en muchos otros lugares del mundo.

Sus esculturas están diseminadas por toda la ciudad de Esperanza, donde es muy conocida y admirada. A modo de ejemplo, emplazado en la zona sur de la ciudad, se encuentra un monumento alusivo a los inmigrantes realizado por ella, e inaugurado al conmemorarse el 131 aniversario de la Primera Colonia Agrícola Organizada de nuestro país en cercanías al edificio de la antigua estación de ferrocarril de “Santa Fe a las Colonias”, que fuera la puerta, por donde ingresaron a Esperanza varios contingentes de inmigrantes que llegaron a partir de 1885 desde diversos países de Europa. Otras esculturas suyas pueden apreciarse en la Avda. de los Colonizadores de Esperanza. {AG}antigal{/AG}