La Sonrisa de un trabajador.

La Sonrisa de un trabajador.

Si en estos años logramos cambiar un viejo paradigma en torno a los trabajadores municipales es porque como en todas y cada una de nuestras decisiones, ponemos en el centro de éstas, a las personas y el bienestar que nuestro accionar puede traerles; Así dentro de los cambios que produjimos, logramos, gracias a una administración ordenada y transparente,  que los trabajadores de planta permanente perciban el ciento por ciento de sus salarios en blanco y en tiempo y forma, de acuerdo a las pautas salariales vigentes.

Normalizamos la precariedad laboral de casi un 40 por ciento de trabajadores del total de la planta permanente municipal, que no se encontraban regulados por la Ley 9286 (Estatuto y Escalafón), muchos con antigüedades de 10 a 15 años.

Impulsamos la reforma a la Ordenanza que regula la Caja de Jubilados y Pensionados municipales, normativa permite en la actualidad, y desde su promulgación, que el personal pasivo municipal perciba la totalidad de sus beneficios, de la manera que lo marca la ley vigente, como también de manera simultánea y complementaria desde el 2007 hasta la actualidad, todo el personal de planta permanente tiene ART (seguro).

Todos cambios estructurales, sobre los que debemos seguir trabajando para profundizarlos  y así  consolidar el bienestar de nuestros compañeros; Para nosotros recordar lo hecho, es nuestra manera de decirles Feliz Día, en la convicción que para lograr la sonrisa de un trabajador, mejor que decir es hacer.  Lo mismo que para seguir transformando nuestra ciudad, cambio del que los trabajadores esperancinos son y seguirán siendo verdaderos protagonistas.

Ana Meiners y equipo.