La Ciudad conmemoró el Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de Malvinas

La Ciudad conmemoró el Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de Malvinas

Palabras de Ana Meiners en el acto en conmemoración del Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de Malvinas

Desde diciembre del año 2000, cuando se promulgó la Ley Nacional que establece a esta fecha como el “Día del Veterano y de los Caídos en la guerra en Malvinas”, los argentinos expresamos nuestro más sentido recuerdo y homenaje a quienes participaron y ofrendaron su vida en el conflicto bélico iniciado el 2 de abril de 1982, en el intento de recuperar las islas Malvinas para la Nación Argentina,

A 37 años de aquellos acontecimientos quiero expresar -y reiterar de manera renovada- en nombre de toda la ciudad de Esperanza, el más profundo orgullo, respeto y agradecimiento a los veteranos y caídos de nuestra localidad junto a todos los que defendieron la soberanía argentina en aquellas dramáticas jornadas, con quienes la Nación Argentina estará en deuda eternamente.

La disputa por la soberanía de las Islas Malvinas, Georgias del Sur, Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes, tuvo su punto de partida el 3 de enero de 1833, cuando el Reino Unido, quebrando la integridad territorial argentina, ocupó ilegalmente las islas y desalojó a las autoridades de entonces impidiendo su regreso y la radicación de argentinos provenientes del continente.

Desde aquel lejano pasado, nuestro país ha denunciado la usurpación del Reino Unido y como lo dispone la Constitución Nacional, ratifica su soberanía y afirma que la recuperación de estos territorios -conforme al derecho internacional- constituye un objetivo permanente e irrenunciable de la Nación Argentina, ante la vergüenza del colonialismo y sus prácticas aberrantes. Recordemos que en la actualidad, de 16 colonias en aun existen en el mundo, 11 son británicas

A su vez, no podemos dejar de reflexionar que Malvinas y sus circunstancias, son un triste ejemplo de lo que ocurre cuando una sociedad es arrastrada a la guerra desde lo peor de la condición humana. Porque la guerra, no es la continuidad de la política de otra manera, como instalara en su tiempo un general prusiano.

Muy por el contrario, la guerra es la claudicación de la civilización y la política, porque la integridad individual, la dignidad del hombre, la paz y la vida misma, son siempre el primer botín de cualquier escenario bélico. Y, porque la razón soberana de los pueblos no puede ser ejercida jamás desde la guerra, que es la expresión máxima de la intolerancia y la barbarie practicada contra la condición humana en su conjunto.

Por otra parte, quiero reconocer y destacar a nuestros veteranos de guerra y sus familias, no solamente por lo que hicieron en 1982, sino lo que han logrado en estos 37 años posteriores, visibilizando contra viento y marea el tema Malvinas y aquel trágico periodo de nuestra historia.

El reciente reconocimiento de más de las dos terceras partes de nuestros muertos en las islas, que figuraban como “Soldados sólo conocido por Dios” y que hoy poseen nombre y apellido, es solo un ejemplo de la labor que hicieron las familias y los veteranos para que la causa de Malvinas siga estando presente en nuestro país y en nuestros corazones.

Reitero: a todos ellos nuestro respeto y acompañamiento.

Finalmente, y como lo dije en otras oportunidades, si un mensaje nos deja Malvinas entre tantos otros, es que debemos sentirnos obligados y motivados -más allá de las vicisitudes y contingencias- a construir y consolidar cada día una sociedad mejor con más y mejores ciudadanos.

Creo que ese deseo de realización es el mejor homenaje que debemos hacer a todos los veteranos y a quienes dieron la vida por una causa que a pesar de todas las circunstancias, sigue siendo la causa de todos los argentinos.

Muchas gracias.

Imágenes del acto.