La Ciudad conmemoró un nuevo 24 de marzo, por la memoria, verdad y justicia.

La Ciudad conmemoró un nuevo 24 de marzo, por la memoria, verdad y justicia.

En esta fecha se conmemora anualmente en Argentina el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia en recuerdo de quienes resultaron víctimas de la dictadura cívico-militar que gobernó el país a partir de 1976.

En este tiempo tan particular, el Gobierno de la Ciudad llevó adelante el acto de conmemoración en la plazoleta de la Memoria en el Parque de la Agricultura. El encuentro se realizó bajo estricto protocolo por la pandemia del Covid-19

La necesidad de verdad y justicia, sobre aquellos acontecimientos que aún nos avergüenzan contribuye a enriquecer la memoria y la dignidad de los pueblos, por eso, homenajeando los sueños inconclusos de quienes ya no están con nosotros, continuar con Memoria, Verdad, Justicia y profunda solidaridad social, la senda de la consolidación democrática argentina es una obligación de todos y cada uno de nosotros.

Compartimos la palabras de la Intendente:
En el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia, deseo expresarles mis respeto a las familias, compañeros y amigos de quienes resultaron   víctimas de la última dictadura militar, autodenominada «Proceso de Reorganización Nacional», que usurpó el gobierno del Estado nacional argentino  el 24 de marzo de 1976.

En esta significativa fecha en la que pretendemos mantener vivos en la  reflexión y memoria social  los dolorosos y terribles acontecimientos que tuvieron lugar en aquella triste etapa de  la historia reciente de nuestra Argentina, la Municipalidad de Esperanza, representando a nuestra  comunidad,   se propone recordar en este espacio a quienes se enfrentaron inclaudicablemente al terrorismo de Estado. Con el objetivo de rendir nuestro sincero homenaje a hombres y mujeres, muertos o desaparecidos,  oriundos de nuestra ciudad, que pasaron por ella o que  estuvieron transitoriamente, trabajando o  dando clases, hemos colocado una foto   de cada uno de ellos  para mantenerlos presentes en nuestra memoria.

El hecho de recordarlos nos invita a pensar nuestro pasado, que es  el fundamento sobre el cual se construye el presente y se proyecta el porvenir de la  sociedad en la que aspiramos vivir. Mientras sigamos siendo capaces de tomar conciencia del pasado para abonar nuestro futuro, nuestra “esperanza” seguirá con positivas y humanas expectativas.