Horario de Boliches, entre las fake news, los rumores y la desinformación, mal intencionada.

Horario de Boliches, entre las fake news, los rumores y la desinformación, mal intencionada.

Es preocupante como crece en nuestra ciudad, en cualquier tema que se trate, el sentar posiciones, peticionar y extremar opiniones a partir de información errónea, basados en información incorrecta que muchas veces comprobamos vienen de sectores políticos que utilizan estas técnicas de desinformación para generar malestar, para incentivar el desánimo y crear confrontación por la confrontación misma en diferentes sectores de la sociedad, trabajar deliberadamente para crear descontento social en base a rumores y desinformación es un hecho de una gravedad nunca antes vista en la ciudad.

Este, es el caso del cambio de horario para los establecimientos bailables que muchos viralizan, “es potestad del municipio variar esta situación” cuando saben o deberían saber, si es que son responsables, que el horario de funcionamiento de estos establecimientos en este contexto es fijado por un decreto provincial, que por ejemplo se actualizó este jueves 16 por parte del gobierno provincial, en la resolución Nº 605 del Ministerio de Gestión Pública, norma que, como todas, debe respetarse, cumplirse y debemos hacer cumplir, todos quienes tenemos responsabilidad de gobierno, cualquier otra sugerencia para con una norma legal es el puntapié inicial para una degradación social muy peligrosa, tal como vemos ocurre en otras geografías.

El tema, es la convivencia ciudadana.
Y toda esta acción de desinformación deliberada, en esta oportunidad, se da a partir de un tema tan relevante como profundo en su análisis, la problemática de la convivencia ciudadana.

Es que el crecimiento socio demográfico propio de una ciudad pujante como lo es Esperanza en la última década genera sin dudas roces en la convivencia entre vecinos que tienen diferentes costumbres y hábitos disímiles en el uso del espacio público, para esto desde el Gobierno de la Ciudad se trabaja de manera permanente en potenciar los controles necesarios para sortear aquellas fricciones que son evitables; sabiendo que no son todas las que suceden, ya que el comportamiento personal y las relaciones interpersonales requieren de otro tipo de abordaje, más aún cuando los inconvenientes, comprobamos, tienen que ver con el consumo de sustancias problemáticas.

Controles permanentes
Los controles son permanentes y se suceden en diferentes sectores de la ciudad, acá el tema es que las reuniones o comportamientos inapropiados se van corriendo por toda la ciudad y siempre terminan generando roces en algún sector, sea por la permanencia en determinado lugar o por el paso permanente a alta velocidades que ponen en riesgo la propia vida y la de los demás vecinos que muchas veces por temas laborales circulan en la ciudad a determinada hora en la noche.

Como decimos el abordaje de este tipo de problemas debe ser profundo y sincero, y así lo hacemos quienes ejercemos la actividad política con responsabilidad, seguimos aportando desde diferentes lugares a la búsqueda de una solución de fondo.