ENTREGARÁN LOS PREMIOS MARIA EUGENIA JOILLOT

ENTREGARÁN LOS PREMIOS MARIA EUGENIA JOILLOT

Será en el viernes 6 -en el Salón Blanco municipal- en adhesión al Día Internacional de la Mujer

 

La Municipalidad de Esperanza -a través de la Secretaría de Cultura y Deportes- desea reconocer este año a las mujeres que se desempeñan en política desde diferentes ámbitos de participación, compromiso social y ciudadano, honrando de este modo la memoria de María Eugenia Joillot con el que se designa el Premio anual que se otorga en la ciudad en conmemoración al Día Internacional de la Mujer.

El tradicional encuentro de mujeres esperancinas, que se desarrollará el viernes 6 de marzo a las 20 en el Salón Blanco Municipal, forma parte de un agasajo que pretende homenajear y revalorizar la condición única de “SER y SENTIRSE MUJER”.

El premio “María Eugenia Joillot” recuerda el nombre de la primera partera que tuvo la Colonia Esperanza, inmortalizado y reivindicado de manera magistral por José Pedroni en su poema «Monumento a la agricultura», donde refiere: «Todos los jefes de familia están en el monumento. Todos los hombres. (…) todos los nombres de aquel extraordinario momento. Pero no están las mujeres que son la fe y el nacimiento. No están ellas, la de los largos quehaceres. Ningún nombre de madre en el monumento. (…) Pero no están las mujeres, no; no están. Ellas, suma de dolores. Ellas, que siguen a los hombres adonde los hombres van. Ellas, las que aman las flores. María Eugenia Joillot, porque fuiste quien trajo a la vida la niña y el niño de tanta madre triste, yo grabo en la piedra tu nombre con cariño.» (extracto).
María Eugenia Joillot de Chapuis, nació en 1825, en París, viajó a estas tierras acompañando a su marido y aquí ejerció su ministerio, brindó sus dones. En Esperanza enviudó y se casó en segundas nupcias con Augusto Guibert y su entronque con esta familia de fundadores perpetuó su nombre en la ciudad.
El 25 de mayo de 1892, se coloca en el centro de Plaza la piedra fundamental del Monumento a la Agricultura Nacional. Fueron las manos de María Eugenia Joillot, las que empuñaron la cucharita de plata y arrojó la tierra sobre ella. Se justificaba el honor concedido al mérito de su propia persona, por la vocación, su despojo, sacrificios y fundamentalmente porque había llegado al monte de la de la tierra argentina para recibir en el hueco de sus brazos cuanta vida advenía a la luz en la patria nueva.