5 claves para mantener los alimentos seguros.

5 claves para mantener los alimentos seguros.

Desde la Secretaría de Servicios Públicos, a través del Departamento de Bromatología e Higiene ASSAL, el Gobierno de la Ciudad facilita información de calidad, para promover la seguridad alimentaria como aspecto fundamental del cuidado de la salud de los vecinos de la ciudad.

En ese sentido, las 5 claves para la inocuidad de los alimentos constituyen una herramienta para que los elaboradores, consumidores y la comunidad en general puedan prevenir la contaminación de los alimentos y, por lo tanto, la aparición de enfermedades en la ciudad.

Las Enfermedades Transmitidas por Alimentos son causadas por alimentos contaminados por microorganismos y/o tóxicos, las cuales pueden manifestarse de forma grave, afectando a toda la población en particular a niños, niñas y adultos mayores de ahí la importancia de cuidar los procedimientos a la hora de manipular alimentos.

5 claves para mantener los alimentos seguros.
1) Limpiar y Mantener la Higiene

Los microorganismos peligrosos pueden ser transportados por las manos, los equipos, los utensilios y la ropa de trabajo si no se lavan adecuadamente; y por los animales y plagas, si no se evita su presencia. Un leve contacto con los alimentos puede contaminarlos.

  • Lavar y desinfectar todas las superficies y utensilios utilizados en la preparación de los alimentos
  • Proteger los alimentos y las áreas de cocina de insectos, plagas y otros animales
  • Lavarse las manos con agua y jabón antes y durante la preparación de los alimentos, después de ir al baño, cambiar pañales y cada vez que sea necesario

2) Elegir agua y materias primas seguras
Los alimentos, el agua e inclusive el hielo, pueden estar contaminados con microorganismos peligrosos

  • Usar agua segura o potabilizarla antes del consumo
  • Lavar bien las frutas y hortalizas antes de consumirlas
  • Seleccionar alimentos seguros, por ejemplo, no consumir leche si no está pasteurizada3) Cocinar completamente los alimentos.
    Una cocción correcta elimina los microorganismos peligrosos. Si se alcanza en todo el alimento una temperatura de 70ºC, se garantiza su seguridad.
    • Evitar que los alimentos queden crudos en su interior, sobre todo los trozos grandes de carnes, pollos enteros, carnes molidas, pescados y huevos
  • Recalentar la comida completamente superando los 70ºC de temperatura.

4) Separar. Evitar la contaminación cruzada
Los alimentos crudos pueden contener microorganismos peligrosos, factibles de transferirse a los alimentos cocidos y a los listos para consumir durante su preparación y almacenamiento.

  • Separar siempre los alimentos crudos de los cocidos y de los listos para consumir
  • Conservar los alimentos crudos en recipientes cerrados y separados del resto, eligiendo distintas zonas de la heladera para su almacenamiento
  • Utilizar tablas, cuchillos y platos diferentes para manipular los alimentos crudos y cocido

5) Enfriar. Mantener a temperatura segura
Algunos microorganismos pueden multiplicarse muy rápidamente en los alimentos si se conservan a temperatura ambiente.

  • Mantener refrigerados los alimentos perecederos (preferentemente, bajo los 5º C)
  • Mantener bien caliente la comida lista para servir (arriba de los 60º C)
  • No descongelar los alimentos a temperatura ambiente
  • No cortar la cadena de frío durante el traslado de los alimentos a los pic-nic o colonias
  • No comprar alimentos que no hayan sido adecuadamente conservados/refrigerados. Transportar los alimentos en forma refrigerada en una conservadora y protegidos del sol
  • Evitar cortar la cadena de frío en las playas, picnic o colonias.